• Gira tus Finanzas

¿Por qué debe preocuparnos la desaparición del Fondo de Desastres Naturales (Fonden)?

Sin este fondo, los daños que provoque una catástrofe natural en el país tendrán que ser asumidos por el Estado.


Yuridia Torres/Gira tus Finanzas

01 de Octubre de 2020.- La desaparición del Fideicomiso Fondo de Desastres Naturales (Fonden), que es el que garantiza la disposición de dinero para atender los daños que generan eventos catastróficos en el país, es preocupante, sobre todo si no existe claridad de cómo se resolverán las acciones que realizaba el FONDEN, destacó Recaredo Arias Jiménez, director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).


México, es uno de los países más expuestos a catástrofes naturales, ocupa el lugar 23 a nivel mundial por riesgo catastrófico alto, por huracanes, sismos, inundaciones actividad volcánica y sequías, de acuerdo con el Banco Mundial.

Además 45% del territorio nacional está expuesto a inundaciones y 40% del suelo mexicano es zona sísmica, lo que impacta a casi 77 millones de personas.


Por esto, es de suma importancia que existan mecanismos financieros que ayuden a enfrentan los daños que provocan los fenómenos naturales.

¿Qué es el FONDEN?

El FONDEN es un instrumento de coordinación intergubernamental que tiene por objeto ejecutar acciones, autorizar y aplicar recursos para mitigar los efectos que produzca un fenómeno natural perturbador, en el marco del Sistema Nacional de Protección Civil, según la Secretaría de Gobernación.

Es decir, que es el que pone el dinero para la atención de los daños que provoca un fenómeno natural en el país, esos recursos ayudan a la reconstrucción de zonas afectadas y de ayuda a la población vulnerable en esas zonas.

Sin este fondo, los daños que provoque una catástrofe tendrán que ser asumidos por el Estado.

“Esto es un tema como administradores de riesgos públicos que nos preocupa mucho la gestión. Si se sigue dotando de los recursos para la atención de desastres naturales, pues es algo que finalmente sí nos da una cierta tranquilidad, no obstante nos preocupa que no se use un instrumento, como particularmente el FONDEN”, expresó Recaredo Arias.

Agregó que el Fonden ha dado muestras de estar muy gestionados, bien administrados, con reglas claras que definen cómo se debe de activar el que se da un estado de emergencia y desastre, y con base en eso se otorgan los recursos.

Y por el otro lado, también hay toda una supervisión de la gestión de las obras de reconstrucción, sobre todo que van orientadas a la población vulnerable.

Sobre los recursos que concentra este Fondo y que rondan en los 6 mil millones de pesos, explicó que se encuentran blindado en cuanto a su uso. Por ejemplo, si el dinero en un año que no hubo una catástrofe no se gastó, entonces queda como un sobrante que se reintegra a la Federación.

“En este caso si hay sobrantes se quedan en el fondo para catástrofes futuras, porque sabemos que las catástrofes pueden estar ocurriendo algunos años sí, otros no, y entonces se van acumulando los recursos. Y cuando faltan, pues también el fondo permite que la dotación del año se complemente con lo que ya existe en el fondo y no se queda como un adeudo de ejercicios fiscales anteriores”, resaltó.

94 vistas